agosto 6, 2020

¿Cómo saber si estás listo para dar el siguiente paso?

A veces, cuando avanzamos en una relación y el tiempo pasa, nos empezamos a preguntar si es el momento de dar el siguiente paso y formalizar aún más las cosas. Hay que establecer una cosa para empezar, que lleven mucho tiempo juntos no significa que deben tomar una decisión y comprometerse. Una vez dicho esto, independientemente de los meses o años que lleves en una relación, si comienzas a sentir que es tiempo de llevar las cosas a otro nivel, hay algunas cosas que debes de tomar en cuenta antes de llevar las cosas a siguiente nivel.

Madurez

Una de las cosas más importantes a considerar cuando buscas saber si estás listo para comprometerte es si eres lo suficientemente maduro. No hablo de si tus padres o amigos piensan si lo eres, me refiero a la perspectiva que tú tienes. Pregúntate si eres lo suficientemente maduro para casarte. Si dudas al responder esta pregunta, lo mejor es que tomes un tiempo para reflexionar. Debes estar seguro que tendrás el porte necesario para iniciar esta nueva etapa.

Necesidades

Recuerda que una vez que te comprometas, formarás parte de una familia y permitirás que otra persona forme parte de tu vida. Esto significa que las decisiones que tomes, ya no solo serán solo tuyas, las deberás tomar en pareja. Por eso es necesario que estés dispuesto a sacrificar tus intereses en favor del bienestar de tu pareja, ya no importarás solo tú. Ten en cuenta que iniciar un matrimonio cambia tus prioridades y transforma la percepción que tienes de la libertad. Si no te sientes capaz de hacer esto por la persona con la que planeas compartir tu vida, quiere decir que posiblemente aún no estés listo para subir otro escalón.

Tu pareja

Una vez que establezcas si estás dispuesto a sacrificarte por tu relación y si cuentas con la madurez necesaria para empezar esta nueva etapa, aún hay cosas que debes considerar: tu pareja. Seguramente, si leyendo esto, es porque crees que estás listo para iniciar un matrimonio pero no estas seguro. Por lo anterior, yo supondría que esa persona es con la que buscas pasar el resto de su vida. Aún cuando esto sea cierto, quizá existan algunas cosas que te gustaría cambiar de tu pareja. Si estás de acuerdo con lo anterior, permíteme informarte que no estás listo para embarcarte en este nuevo viaje Déjame explicártelo. Si quieres cambiar algo de tu pareja, eso quiere decir que no la aceptas cual y como es (ojo, eso no quiere decir que no la ames o tengas sentimientos muy profundos por ella o él). Además, si estás pensando en cambiar algo, tu relación no será saludable. 

La familia 

Cuando te comprometes con alguien no solo estás dejando entrar a tu vida a esa persona, esto también incluye a su familia, que se convertirá en tu familia también. Sus seres queridos serán un parte importante en su vida y puede que lleguen a afectar o beneficiar su relación. Recuerda que posiblemente compartirán las fiestas juntos y estas se pueden convertir en una navidad llena de recuerdos cálidos o dejar que el frío se cuele hasta tu columna vertebral. Piensa si estás listo para formar parte de esta familia e iniciar una relación sana con ellos.

The elephant in the room

Todas las parejas llegan a tener problemas en algún momento de su relación. Si no te sientes listo para hablarlo, estás incluso una etapa antes de estar listo para comprometerte. Los problemas de su relación los deben de hablar antes de que decidan comprometerse, pues arreglarlos durante este proceso puede ser muy complicado e incluso desembocar en una situación más grande y complicada. Ten en cuenta todo lo que deben de trabajar antes de zarpar a su nueva vida. 

Piensa en ambos

Puede que hayas hecho check a todas las casillas anteriores pero aún queda un que puede ser la más importante de todas. Tú estás listo y te sientes preparado para iniciar esa nueva vida pero…¿Tu pareja también lo está? Esta es una relación que funciona de los dos lados, se necesita de las dos partes para que todo vaya sobre ruedas. Por eso es necesario que te asegures de que tu pareja se siente de la misma forma que tú antes de que intenten dar el siguiente paso. Velo de esta forma, imagina las agujetas de tu zarpado derecho está atadas a a las de su pie izquierdo. Si no están coordinados y avanzan al mismo ritmo, alguien podría salir lastimado.