diciembre 24, 2020

¡Que no se te olvide!

El día de tu boda es seguramente uno de los eventos que encabeza la lista de los momentos más memorables. Irónicamente, por más planeación que esta celebración haya tenido, siempre cabe la posibilidad de olvidar algo a última hora. Al ser un día tan agitado, nadie te culparía si olvidas uno o dos detalles en casa. No obstante, como fotógrafo, sé que en el día de tu boda cada detalle cuenta, así que a continuación te dejo algunas de las cosas que no debes olvidar en este gran día. Quizá te parezcan obvias, pero, justamente por su obviedad, es más sencillo que las olvides. Empecemos.

1. El maquillaje

Este es un día lleno de emociones, pregúntale a mi lente que ha fotografiado desde carcajadas que dejan dolor de estomago, hasta llantos incontrolables. Es por esto que debes recordar tener a la mano un poco de base para retocar esos surcos en tus mejillas que dejaron las lágrimas de felicidad. También te recomiendo que cuentes con tu rímel preferido y labial para volver a dejar tus labios llenos de tinta después del primer beso con tu pareja. 

2. El baño es tu aliado

Seguramente pasarás el 99 por ciento de la fiesta saludando a todos tus invitados, bailando o siendo el centro de atención. El otro 1 por ciento úsalo para hacer una visita al baño. Recuerda que llevarás un todo un vestuario, así que no temas pedir ayuda a tus damas si necesitas ir al tocador.

3. Pies ligeros

Seguramente será un día largo que pasará volando, o quizá no tanto si llevas puesto un calzado que asfixie tus pies. No dejes que tus bellos tacones sean una tortura al estilo medieval. Trata de conseguir los zapatos más cómodos que encuentres. Si los tacones no son lo tuyo pero quieres usarlos, puedes aplicar la técnica de las quinceañeras y llevar un segundo par de zapatos de piso para cuando tus pies no puedan más. 

4. Disfruta el banquete

¿Recuerdas que dije que serás el centro de atención de las fiesta el 99 por ciento del tiempo? Pues no es del todo cierto. Deberás ocupar otro 1 por ciento para comer. Después de probar hileras e hileras de cremas, carnes y sorbetes para elegir los platillos que complacerán a todos tus invitados, lo mínimo que te mereces es disfrutarlos con ellos. 

5. Un pequeño respiro 

Nueva corrección, los ojos de tus invitados estarán sobre ti el 97 por ciento. No olvides tomarte un respiro con tu pareja para admirar la belleza de la celebración. Después de todo, ustedes hicieron la celebración posible. Este también podría ser un buen momento para pedirle a tu fotógrafo una rápida sesión de fotos. 

6. Liquidaciones 

Algunos de los servicios te pedirán que termines de pagar las cuentas el día de la boda. Es mejor ser sincera contigo y aceptar que a veces necesitas una mano. Pide a alguien de confianza que se haga cargo de estos pagos por ti. 

7. Agradecer 

Dar las gracias es siempre una parte importante y habla muy bien de ti. Recuerda agradecer a todos tus invitados por asistir a tu boda y ayudarte a crear momentos tan inolvidables. Ya sea dando un discurso en medio de la celebración, haciendo una publicación en facebook o incluso personalizando las gracias a través de un mail o una carta dándoles las gracias por acompañarte en un día tan especial, este será un detalle que tus invitados apreciaran.

Ahora que te he regalado esta recordadora (si conoces Harry Potter sabrás de lo que te hablo), no queda más que disfrutar de tu gran día. Te recomiendo que compartas esta lista con tus damas de honor, no que no confíe en tu memoria pero prefiero que te concentres en disfrutar el momento a estar preocupada porque olvidaste los zapatos en casa. Ya sabes lo que dicen, dos cabeza piensan mejor que una.