febrero 4, 2021

Una escapada el día de tu boda

Hay una cosa que encuentro muy irónica en los días de bodas. A pesar de que esuna celebración de y para la pareja recién casada, muy pocas veces tienen tiempo de estar a solas o de disfrutar de la recepción juntos. De hecho, es un milagro que los dejen estar juntos durante toda la ceremonia religiosa o civil. Pero, hablando en serio, la feliz pareja que acaba de unirse en matrimonio puede disfrutar muy poco de esa unión durante el evento. Asimismo, debido a que son el centro y corazón de la fiesta, tienen al menos un par de ojos encima siempre, lo que quiere decir que lo que pase en la boda, no se queda en la boda. Por eso, mucha gente recomienda que la pareja encuentre un espacio para tener un tiempo a solas, ya sea entre la ceremonia religiosa y la recepción o, lo que es más común, escaparse a mitad de la fiesta.

Debido a que son el centro y corazón de la fiesta, tienen al menos un par de ojos encima siempre, lo que quiere decir que lo que pase en la boda, no se queda en la boda. Por eso, mucha gente recomienda que la pareja encuentre un espacio para tener un tiempo a solas.

Algunas parejas aprovechan estos momentos libres de cámaras, estrés e invitados para hablar sobre el evento, los detalles que más les gustaron, los votos y otras cosas. Otras optan por ir a comprar comida o algún postre para recargar la energía drenada después de saludar a toda la familia de tu nuevo esposo. Sin embargo, hay un pequeño grupo de personas que opta por hacer algo arriesgado. Creo que ambos sabemos de qué estoy hablando. Ya sea que encuentres un lugar lo suficientemente privado en la locación de tu boda o busques alguna habitación de hotel, ten en cuenta estos detalles si están planeando llevar su romance a otro nivel durante la recepción. 

 ¿Cuáles son las ventajas de un “polvo” rápido el día de tu boda?

1. Dile adiós al estrés 

Una de las ventajas más grandes de tener este momento íntimo con tu pareja es que liberarán el estrés acumulado tanto de los meses de planeación de la boda como el adquirido durante la recepción. No podemos negar que el día de la boda genera cierto nerviosismo o ansiedad y, si bien existen distintas técnicas para liberar toda esa tensión, esta es una de las más efectivas.

2.  Su batería no es infinita 

A todos nos han vendido el sueño de la mágica noche de bodas, llena de romance. No obstante, déjame compartir un secreto contigo. Puede que tu pareja y tú terminen tan cansados el día de su boda que no quieran culminar el gran evento más que durmiendo con todo y el magnífico vestido puesto. Por eso, escaparse a mitad de la boda para tener un momento a solas les asegurará poder disfrutar de la experience completa ese día tan maravilloso.

3. Recrear la atmósfera 

El día de la boda está lleno de emociones, es un sube y baja que se siente más como el Kilahuea. No obstante, a veces, aunque el ambiente sea sumamente romántico, tu pareja y tú buscan un toque más travieso y atrevido. Esa escapada para disfrutar de la intimidad con tu pareja puede ser lo que necesitas para darle una vibra distinta a la celebración.

¿Hay contras?  

1. Su batería no es infinita 

Este es un paralelo a la ventaja expuesta arriba. La energía que tienen no es infinita y, si bien pueden liberar estrés por medio de ese polvo rápido a mitad de la celebración, también puede ser la causa de que no cuenten con la batería necesaria para poder sobrevivir el resto del evento. Tengan esto en cuenta si piensan escaparse con su pareja.

2. Los ornamentos del ropaje 

No olviden que una fiesta de esta magnitud conlleva disfraces mejor conocidos como traje o smoking y el hermoso vestido blanco de bodas. Claro que uno de ustedes solo llevará un par de pantalones que no representan mucho impedimento, pero del otro lado, ya sea un vestido con vuelo y muchas pliegues o uno ajustado y con 100 botones, puede ser todo un reto quitarlo y ponerlo. Recuerden que deberán regresar con sus invitados y tienen que estar igual de presentables que como se fueron.

3. Las lenguas hablan 

Seguro sus amigos los estarán acompañado este gran día, personas de su generación que seguramente entenderán el suceso si llegan a desaparecer por un tiempo mayor al que tenían planeado. Nunca se sabe cuando algo rápido puede convertirse en una sesión larga. No hay duda de que sus contemporáneos y amigos lo entenderán, pero no se olviden que están sus padres, tíos y suegros. No creo que sea una gran idea tumbar el día de la boda la buena impresión que tanto te costó dar a tus suegros.

You might also like